El mantenimiento del motor

marine-engines-Mariner-4-strokePara prevenir problemas y alargar la vida útil de su motor náutico es necesario tener en cuenta algunos aspectos:

  • Indicadores de alarma. Revisar los indicadores del cuadro de mando, porque pueden avisar de problemas futuros. Si los indicadores luminosos son de mala calidad o de muy bajo consumo, puede que no sean muy visibles a plena luz del día, pasando inadvertidos, y sin son indicadores sonoros, estos deben ser audibles también cuando el barco está a máxima potencia.
  • Termostato en la posición correcta. Es un error frecuente instalar el termostato del motor con el sensor hacia afuera, por lo que si el motor se sobrecalienta, se enterará cuando empiece a salir humo de éste.
  • Escuche su motor. Un ruido agudo puede indicar que una correa está floja. Unos golpecitos metálicos y al ritmo de las revoluciones del motor puede significar que hay algún problema con las válvulas, los elevadores o los balancines. Chirridos metálicos pueden venir de un cojinete de la bomba de agua suelto. Si el escape se vuelve más ruidoso, probablemente sea porque esté recibiendo poca agua de refrigeración, por tanto hay que comprobar la bomba de agua. 

img_1

  • Revise los calibradores. Inspeccione los indicadores regularmente, algunos propietarios los ajustan de forma que las agujas están verticales cuando el funcionamiento es correcto. De esta manera es más fácil detectar cuando se produce un cambio.
  • Anticongelante. Siga las instrucciones del fabricante, no siempre el anticongelante puro es mejor, en ocasiones es necesario mezclarlo con agua, ya que el anticongelante tiene una temperatura de ebullición mayor que el agua, por tanto, retiene más calor y hace más probable que el motor se recaliente.
  • Un motor tiene su “olor normal”, trate de memorizarlo, porque cambios en el olor puede indicarle problemas. Un olor a goma quemada puede venir de un rotor de la bomba de agua funcionando en seco (busque una toma de agua obstruida), insuficiente agua de refrigeración en el escape, un deslizamiento de la correa o un fallo en el motor de popa. Un ligero aroma a aceite quemado puede ser debido a que el motor realizó un sobre esfuerzo; si el olor es más fuerte, hay una fuga de aceite cayendo sobre el motor caliente. Un olor dulzón indica una fuga de anticongelante. El olor a pelo quemado puede ser por un cortocircuito eléctrico.
  • No arranque el motor sin agua. Al probar el motor con el barco varado y sin sumergir la hélice en agua, aunque sea por unos segundos, puede dañar el impulsor de la bomba, ya que éste usa agua para lubricar.
  • Use aceite de calidad. Lubricar el motor con aceite barato puede salir muy caro. Los aceites de calidad son más uniformes y estables en todo tipo de condiciones.
  • Los filtros correctos. Los motores de diesel y gasolina deben tener dos filtros. El primer filtro debe ser el más grueso (30 micras), y el más fino (2 micras) a continuación. De esta forma se reparte la carga de filtrado, el resultado es mejor y se alarga la vida útil de los filtros y el motor. 

Varadero Salinas Torrevieja

  • Vibración. Si su rail de proa comienza a agitarse cada vez que el barco empieza a planear, pero no lo siente en el casco, es probable que una de las aspas de su hélice esté doblada. Una vibración sólo a determinadas revoluciones puede significar que la hélice necesita ser equilibrada. Cuando es el barco completo el que se agita a cualquier velocidad, el motor y el cigüeñal no están alineados.
  • Succión. Los motores de chorro de agua permiten adentrarse en aguas poco profundas, pero hay que tener precaución. Estos motores usan parte del agua que succionan para refrigerarse, por lo que si hay arena o suciedad, el sistema de refrigeración puede obstruirse. Por eso es importante respetar una profundidad mínima, o al menos navegar rápido, para que el barco suba y el motor use agua de la capa más cercana a la superficie.
  • Enjuagar. Después de cada uso hay que limpiar el motor con agua dulce: hacer que durante 10 minutos ésta circule por el motor arrastrando cualquier suciedad.
  • No revolucione el motor antes de apagarlo con la idea de que será más fácil encenderlo luego. Lo que logra en realidad es dejar combustible sin quemar dentro de los cilindros, creando un depósito pegajoso.
  • Apague el interruptor. Cuando cambie el selector de batería estando el motor en marcha, nunca pase por la posición Off (apagado). En ese microsegundo mientras se cambia de la posición 1 a la 2 pasando por OFF, la salida del alternador no tiene a donde ir. Esto puede apagar el diodo y estropear el alternador.
  • Ánodo. Además de en el árbol de transmisión, los motores también tienen en su interior bloques de aleación de zinc que es necesario reemplazar con cada cambio de aceite. Si se deja durante mucho tiempo, empezará a deshacerse y creará partículas que podrían obstruir su sistema de refrigeración.
  • Acero inoxidable. Asegúrese de que las abrazaderas de las mangueras son de acero inoxidable; y muy importante: el tornillo también debe ser inoxidable. Una abrazadera estropeada es una forma segura de tener fugas de agua o de combustible.
  • Cuidado con los sedales a popa. Evite dejar sedales o cabos por la popa, ya que pueden enredarse en la hélice. Si se acciona el motor y se enreda, puede dañar los rodamientos, arañar los engranajes de la transmisión, y si los soportes del motor son débiles, tirar del motor y dejarlo desalineado. 

Varadero Salinas

  • Evitar la corrosión. Mantenga los conectores eléctricos del motor cubiertos con vaselina o protector que repela la humedad. También es necesario pasar un trapo húmedo con agua dulce de vez en cuando, para quitar los cristales de sal, que atraen la humedad. También se puede limpiar en seco y extender una ligera capa de aceite. 
  • Cambie el aceite, reemplace completamente el viejo con uno nuevo, no lo mezcle. Póngase en contacto con nuestro servicio de mantenimiento para asegurarse de una correcta manipulación.
  • Use el combustible adecuado. Comprar el más barato puede, además de dar un rendimiento peor, estropear pistones, anillos y cilindros. El fabricante le indica el número mínimo de octanos a usar. 
  • Cojinete. Si reemplaza la hélice de un fueraborda o de un dentro fueraborda, no olvide volver a poner antes el cojinete de propulsión en su sitio (o no ponga uno incorrecto). Sin esta especie de arandela, el centro de la hélice tira con fuerza de la caja de cambios cada vez que se acelera.
  • Lea las instrucciones o manual del usuario. Aunque la mayoría sólo lee las primeras páginas y luego simplemente se fija en los dibujos, es muy conveniente leer el manual del fabricante para aumentar la vida útil de nuestro motor.

Siga estos consejos para el mantenimiento de su motor, su barco también se lo agradecerá. En Varadero Salinas disponemos de profesionales cualificados, así como de instalaciones adecuadas para realizar todo tipo de trabajos en su embarcación.